Muchas veces la falta de control emocional radica en la forma cómo nos hablamos interiormente, malady como tramitamos las emociones negativas ante situaciones desagradables, desde ahí empieza una.. espiral que nos puede llevar a estados de ánimo disfuncionales.El lenguaje interno es capaz de crear estados mentales reactivos (rabia, tristeza, desequilibrio)  o proactivos (felicidad, motivación, tranquilidad). Aquí se explica con un ejemplo usando las aportaciones de la P.N.L (Programación neurolingüística) de forma muy sencilla qué podemos hacer para pasar de un estado de falta de control a un estado de autorregulación emocional.