El peso no es el mejor indicador de progreso, porque no diferencia entre peso y grasa, no dice cómo está tu composición corporal. Alguien que pesa 62 kilos con 39% de grasa corporal, se va a ver muy distinta de una que pesa los mismos 62 kilos pero tiene un 19% de grasa corporal. Por qué? porque su composición corporal es distinta; una tiene mas peso en grasa (la que tiene un 39%)y la otra tiene mas masa muscular (la que tiene 19%). Un kilo de grasa ocupa el doble de espacio que un kilo de músculo.

El peso varía dentro del día de 1 a 2 kilos entre un día y otro, incluso durante el mismo día por que?? porque pierdes agua, tú composición es entre 60% y 70% agua, y la retención de líquido durante el día varía mucho, depende de qué tanto líquido tomas, qué tanto vas al baño, alimentos que comes, porque hay unos mas inflamatorios que otros, la cantidad de sodio que consumes durante el día hará que retengas mas o menos líquido, si estás estreñida también pesas mas, lo que sudaste durante el día también influye, las fluctuaciones hormonales por ejemplo durante la menstruación se retiene más líquido de lo normal y a veces eso puede hacer que te subas hasta 2 kilos, incluso la semana antes de que llegue el período una mujer puede subir este peso, y esto es pura agua, y es algo temporal.

Por otro lado pesarse constantemente o todos los días genera obsesión. Estás dejando que un número determine cómo te sientes, cuando en realidad esa cifra no tiene la verdad absoluta.

Cuando comes sano y haces ejercicio, poco a poco vas a ir ganando músculo, el metabolismo se acelera, tú ambiente hormonal mejora, la sensibilidad a la insulina se eleva, quemas mas calorías durante el día y bajas grasa corporal, y ojo, puede que esto esté  sucediendo sin que tu peso en la pesa varíe mucho, pero tu composición corporal sí está mejorando y lo verás en que ya has bajado 2 tallas en la ropa, te ves mucho mejor y te sientes mucho mejor , y eso es lo que sí importa! no el bendito número en la balanza! debemos ir evolucionando hacia esta perspectiva, y no darle tanto poder a la balanza.

El peso hay que mirarlo sí, pero no como la única medida para saber si estamos bajando de peso, hay que tener en cuenta otros factores importantísimos (incluso mucho mas que el peso) como el porcentaje de grasa corporal medido con aparatos como el omron, pesas de bioimpedancia (son las pesas que además del registro de peso, miden el porcentaje de músculo, de agua…), o el más sencillo de todos y que no engañará jamás, la ropa!, aquí no hay duda, cuando un pantalón o una camisa que antes te quedaban muy ajustados ya quedan más flojos, o algo que no te ponías hace rato porque no te quedaba, te queda ahora en definitiva estás perdiendo grasa corporal, estás adelgazando.

Otra forma de medir tu progreso es con la cinta métrica, midiendo contorno de piernas, brazos, cintura,caderas, o tomándote fotos cada 20 días, en vestido de baño, esto sí te dirá de forma más objetiva cómo vas en tu proceso. y por último evalúate también cómo te estás sintiendo, cuando empiezas a bajar de peso hay cambios que a veces pasan inadvertidos como sentirte más liviana, más ágil, sientes que te cansas menos, que subir escaleras ya no es tan tedioso, o te ves al espejo y te ves y sientes mejor. Incluso también las personas que nos rodean pueden ser indicadores de progreso, porque nos dicen que nos ven más delgados y esto es algo que pasamos por alto por obsesionarnos con el número de la pesa.

Pesarse es bueno, pero una vez a la semana si mucho, porque cuando te dejas de pesar, porque literalmente le tienes terror a ver el número, logras acercarte a lo que más temes, subir de peso, y ocurre que pasado mucho tiempo sin pesarte descubres que has subido 10 kilos y no sabes ni cuándo subiste tanto! y obvio siempre será más sencillo bajar 2-3 kilos que bajar 10 o 15 kilos!. Así que ten en cuenta la pesa, pero no como único indicador de progreso porque estarás expuest@ a la frustración y ansiedad.