1.Pensamiento del todo o nada: me comí una hamburguesa y me digo entonces: ya para que! , ya dañe todo!, entonces me pido una hamburguesa, un helado con brownie, porque ya me salí del carril,  ¿Acaso cuando se te pincha una llanta del carro dices: ¿ya que me pinche voy a pinchar las otras 3 ruedas?, uno simplemente arregla y  sigue el camino.  El que me haya comido eso no es el fin del mundo, asúmelo y  regresa a tu alimentación saludable. No tires todo tu proceso a la borda porque somos seres humanos y esto es un estilo de vida en el camino van a haber altos y bajos y hay que aprender a surfear las olas y saber que si caí me levanto y continuo la vida no es blanco y negro hay tonos grises.

2. Quiero los resultados ya: Cuando se tiene una meta de bajar grasa o ganar masa muscular los resultados no son ya!  Todo es un proceso lo que fácil viene fácil se va, entonces si dejo de comer o duplicó mi tiempo en el gimnasio de forma exagerada, voy a tener resultados que no son reales, porque voy a perder por ej agua , masa muscular y en el camino destruyó metabolismo y voy a tener efecto rebote, así que paciencia! porque un cambio radical toma tiempo.
Cuando estoy en un plan de pérdida de grasa en la primera semana vas a perder agua porque estoy controlando mas lo que estoy comiendo estoy disminuyendo carbohidratos, baja el sodio esto hace que se bote agua que tienes retenida , te vas a sentir mas deshinchado con mas energía.
En la segunda semana se siente mas ligero, así que para que la gente lo empiece a notar es a los dos o tres meses, por eso hay que tener paciencia.
La motivación es inútil si no está acompañada de acción porque no siempre vas a estar motivado y ahí es donde es clave la disciplina, van a haber días en que quizás estas cansado, no comiste tan bien como querías, días en que vas a estar mas tentado, por eso relájate porque si quieres un cambio duradero hay que tomarse un tiempo.
3 Hago esta dieta llego a mi meta y ya: pues vuelves a la figura de antes! se vuelve un circulo vicioso. Esto debe ser un estilo de vida, de lo contrario vas a estar en un yoyo.
4. Le echo la culpa a los demás: Mi esposo no me deja comer sano. Una cosa son tus metas y otra las de los demás, tienes que asumir esto como tu proceso, lo mejor es hacer lo mejor para ti. No tratar de imponerles a ellos tu estilo de vida porque si no están listos para el cambio tratarán de sabotearte. A veces uno va a los restaurantes y pide un salmón en lugar de algo delicioso que el otro se esta comiendo, es simple tenemos metas distintas, el otro no quiere adelgazar, no le interesa su salud ni apariencia, o puede que le interese pero no es su prioridad, para ti si! Piensa que tu también puedes comer lo que a tí te gusta, ese antojito dos veces a la semana así que cuando veo comer a otras personas algo delicioso pero engordador,ya se que también tendré mi momento. Asume tu compromiso si tu familia o pareja te ayuda genial pero si no lo hacen es tu compromiso. Si ellos no quieren meterse en el plan no pasa nada cuando ellos vean tus cambios hasta puede que se te unan.
5. Si antes no pude ahora tampoco. Uno va evolucionando uno va cambiando, uno no es el mismo de hace 5 años. Cada caída te hace mas fuerte y tu voluntad también.
Ahora si pretendo hacer lo mismo de antes que no me funciono y seguirlo haciendo , obviamente no tendré los resultados.
6  No dar el 100% de mi: no es obsesionarse pero a veces estamos en la caminadora y sabemos que podemos hacer el último minuto mucho mas rápido , pero no lo hacemos y preferimos bajarnos y contestar un mensaje en el Whatsapp, esos son saboteos al proceso, o comiendo le pellizcas un poquito a la comida de tu hijo, o le robas del postre a tu amiga, eso también cuenta, se responsable de tus decisiones porque cada decisión puede alejarte o acercarte de tu objetivo.