A veces la meta de adelgazar se vuelve toda una odisea porque no tenemos en cuenta un aspecto muy importante: la mente, que es donde se encuentra la mayoría de problemas y bloqueos y solo miramos desde lo externo como solucionarlos ya sea con pastillas adelgazantes,sesiones de masajes dolorosos, hacemos todas las dietas de moda que salen sin tener resultados y esto nos frustra muchísimo. Si queremos entender qué pasa y tener resultados a largo plazo y sostenibles tenemos que mirar para adentro,porque la realidad externa cambia.. producto de los cambios internos que hacemos.

En este proceso de mirar hacia adentro, empezamos a descubrir algo, y es que muchas veces comemos no por hambre física, sino por hambre emocional que es el tipo de hambre que dificulta cualquier intento de adelgazar. ¿Y cómo sabemos cuándo estamos comiendo que estamos experimentando hambre emocional?? Pues nos pasa una o varias de estas situaciones:

Tienes apetito emocional si…

  • Sientes hambre de golpe y la necesidad de comer es urgente.
  • Sigues comiendo a pesar de sentirte satisfecho.
  • No te acuerdas si tenías hambre cuando empezaste a comer.
  • Comes tan rápido que no sabes decir cuánto comiste ni qué gusto tiene la comida.
  • Quieres comer cuando estás triste, cansado, aburrido o solo.
  • Tu hambre está acompañada de ansiedad, miedo, enojo o dolor.
  • Te sientes avergonzado o culpable después de comer.
  • La sensación de hambre comienza en tu cabeza, no en tu cuerpo.
  • Tienes sólo hambre (antojo) por una comida en especial.
  • Ningún otro alimento parece satisfacerte o saciar el hambre.
  • Si comes el alimento que querías, el hambre se sacia parcialmente, y a las pocas horas de haber comido vuelves a sentirte ansioso, enojado o estresado.

¿Cómo puedo empezar a controlar esta hambre emocional?

Desde la psicología te ofrecemos un método muy completo denominado Banda Gástrica Virtual ® que te enseñará técnicas específicas de autocontrol a la hora de elegir lo que vas a comer, aprenderás a reprogramar tu mente inconsciente y consciente para bajar de peso, adquirir nuevos hábitos, controlar la ansiedad, disminuir el deseo de comer, llenarte más rápido con menos cantidad de comida y fortalecer tu voluntad ante comida tentadora.

Así que como parte del método te sugerimos parar el piloto automático para hacer consciente esta hambre emocional y preguntarte:

  • ¿Qué emociones estaba sintiendo yo antes de comer?
  • ¿Cómo se siente el hambre en tu cuerpo? ¿ Cómo sabes que tienes hambre?
  • ¿Cómo disfruto (o no) de la experiencia de la comida?
  • ¿Cómo me siento luego de comer?
  • ¿Se ha ido la emoción negativa inicial, o simplemente la he desplazado temporalmente?

Este y otros ejercicios los hacemos durante el tratamiento con el objetivo de que tú aprendas a explorar la relación entre tus emociones y tu apetito y vayas teniendo un mayor autocontrol frente a la comida y tus estados emocionales.

Si quieres consultar más acerca del método, puedes ingresar a la página www.mcpsicologia.com y das click en el link Banda Gástrica Virtual.