El miedo o fobia a volar es uno de los mas comunes entre la población, ailment y se caracteriza por un temor intenso que suele desencadenarse por la anticipación o el hecho de tener que enfrentarse a una situación de vuelo.

Resulta ser muy incapacitante, viagra approved ya que en realidad la persona empieza a evitar viajar.. entrando en conflicto con la realidad actual en donde por cuestiones de trabajo muchas empresas requieren que  sus empleados se desplacen al interior o incluso por fuera del país, visit this o en otros ámbitos, como el personal, aquellos que tienen familiares viviendo fuera del país o en otras ciudades pueden llegar a  deprimirse porque no pueden viajar a verlos por este temor intenso y persistente.

Es así como dando respuesta a este temor tan común, aparece la realidad virtual como una herramienta muy efectiva permitiendo exponer al paciente a varias situaciones muy reales de no solo estar ya en el avión como turbulencias, ruidos del avión, condiciones atmosféricas, momento de despegue y aterrizaje entre otros sino también en situaciones anticipatorias al vuelo como son el día anterior, alistar la maleta, ir en el taxi camino al aeropuerto, etc, que también constituyen un sufrimiento a considerar.

Además resulta muy favorable el tratamiento en términos de costos, ya que en realidad la superación de este miedo y la gran mayoría de los miedos es a través del contacto directo con la fuente de temor, así que aquí no se requiere que el paciente esté viajando continuamente para superarlo, porque todas las situaciones se crean dentro del consultorio, sin necesidad de desplazarse, lo que resulta muy favorable.

El mecanismo de funcionamiento de la terapia con realidad virtual, consiste en que al simular escenas muy reales, parecidas a la realidad, el cerebro en un punto no distingue entre realidad o ficción, sintiéndose prácticamente en la situación que lo atemoriza, así que el paciente siente de forma muy parecida el temor que experimenta cuando aborda un avión en la realidad, incluso con las mismas sensaciones fisiológicas: sudoración, taquicardia, mareo, para lo cual el terapeuta siempre estará pendiente de vigilar que el grado de enfrentamiento al temor sea de forma gradual y supervisada todo el tiempo por él.

Algunos consejos útiles para controlar este temor son:

  • No evitar pensar en el hecho de que debe volar. Muy al contrario, es bueno revisar mentalmente cómo va a desarrollar la jornada en la que se va a viajar en avión.
  • Informarse adecuadamente sobre el funcionamiento del avión y su seguridad frente a otros medios de transporte, como el carro.
  • Evitar el estrés el día del vuelo, afrontando la jornada relajadamente y sin prisas. Conviene no tomar bebidas excitantes desde el día anterior.
  • No tratar de ahogar el miedo en alcohol, pues se puede producir el efecto contrario al deseado e incrementar el miedo.
  • Lo mejor es elegir un asiento de pasillo para evitar mirar por la ventanilla.
  • Realizar ejercicios de relajación permitirá vencer la ansiedad que genera el miedo a volar.
  • La lectura, la música u otras distracciones similares ayudarán a abstraerse del hecho de que se está volando. Si se puede dormir, aun mejor.
  • Las turbulencias son una circunstancia frecuente en los vuelos. Se ha de pensar que el piloto sabe lo que hace y que el avión está preparado para aguantar turbulencias bastante mayores que las que se suelen producir en los vuelos comerciales.
  • Para viajar en avión lo mejor es llevar una vestimenta lo más cómoda posible.
  • Mejor comer ligero el día del viaje.