Cuando estamos pasando por una crisis emocional, viagra buy usualmente la sensación es de estar como atrapados sin salida, no podemos mirar mas allá, sentimos que no hay posibilidades cuando en realidad sí la hay.

La primera forma de salir de la crisis es comprender qué es lo que me está sucediendo, y es aquí donde la respiración (mecanismo biológico tan sabio y útil pero que olvidamos) nos ayuda a clarificarnos emocional y mentalmente.

Si nos fijamos un poco, cuando nos sentimos anímicamente mal, solemos respirar casi de forma imperceptible, de forma muy ligera, así que en esos momentos (y ojalá lo hagamos siempre, no solo cuando nos sintamos mal) nos ayuda mucho deternos y empezar a respirar de forma muy profunda (inhalando durante 4 segundos y botando el aire durante 6 segundos) durante 2 minutos cada dos horas.

La respiración te libera de la frustración de algo que no se dió como esperabas o de algo que no te gustó,o te quita la ansiedad de algo que va a ocurrir.

Si hay algo que estamos viendo y no no gusta o nos está preocupando preguntémonos qué pensamiento me está haciendo sentir así, y libero ese pensamiento a través de la respiración, entonces me siento 10 minutos y escribo esos pensamientos después de hacerlo “los respiro” uno a uno, ej: me quedé sin trabajo y aunque lo intentente no consigo encontrar motivación para ir a buscar otro, cuando empiezo a escribir me doy cuenta que hay pensamientos del tipo: ” es que con mi edad no me van a dar trabajo” “está muy díficil conseguir trabajo” “me dá miedo que me digan que no” una vez conscientes los respiro y al hacerlos los libero.

Cuando un pensamiento y una emoción no es atendida crea malestar emocional, por eso en el ejercicio de la respiración son atendidos, así que son liberados.Cuando acepto una situación tal cual es, esta empieza a sanar, incluso notamos que ya no nos molesta, a veces incluso deja de estar esa situación en mi vida.

A veces no es tanto quitar los miedos, sino saber administrarlos, como cuando se tiene un jardín con maleza, no quemamos el jardín por la maleza, solo podamos, cortamos esa maleza.

Entonces cada vez que me vaya a sentir mal, hacer consciencia que no es la situación, es mi pensamiento que tengo con respecto a esa situación que está ligado con una expectativa, que empiezo a soltarla con la respiración.

Pruebénlo!

www.mcpsicologia.com