Cuando escuchamos las quejas más frecuentes de las personas relacionadas con dolor emocional, hay expresiones como: “no debió suceder así” “no entiendo por qué me dejo”, “esperaba algo diferente”, el denominador en común de estas quejas.. es uno de los pensamientos más dañinos
para nuestra psiquis y es: “Las cosas deberían ser como yo espero que sean”,lo cual si lo analizamos no corresponde mucho con la realidad ya que no siempre las cosas suceden tal cual como las esperamos, la persona que nos gusta no nos corresponde(está en su derecho no tenemos que gustarle a todas las personas, ¿cómo sería este mundo si todos nos gustáramos entre todos? debe haber un sano equilibrio) estoy trabajando de manera muy eficaz y eficiente pero no obtengo el ascenso(tal vez no hay presupuesto, o está pendiente antes una reestructuración..) me mudo a un nuevo lugar al que quería mucho hacerlo y resulta que los vecinos no son muy simpáticos,(es claro, no todo el mundo es simpático, o porque me mude a un lindo lugar no quiere decir que su gente es el equivalente..) o estudié mucho para un exámen pero no me fue bien (tal vez me enfoque en unos temas y descuidé otros y justo me han preguntado por aquellos en los que no me detuve tanto, o me puse muy nervioso..) por eso  y así un sinnúmero de situaciones que muchas veces no están en nuestro control y si lo están en lugar de analizar qué está pasando, cuál es el aprendizaje para la próxima vez, una posición más proactiva, escogemos lastimarnos quedándonos en la situación, dándole vueltas una y otra vez con preocupación de forma muy reactiva, nos culpamos, decimos que el mundo está en contra nuestra en una posición de víctima que nos resulta más favorable para no tomar acción.

Así que invertimos nuestra energía en algo que  no fue y no nos abrimos a nuevas posibilidades, no porque no existan sino porque seguimos enfocados en lo que no es,  lo real de esto es que no sufrimos por lo que está pasando sino porque seguimos especulando en lo que debió haber pasado, si esa misma energía la invirtiéramos en lo nuevo que queremos crear por ejemplo en el caso de las relaciones amorosas, en una nueva relación donde sí me eligen, donde sí quieren estar conmigo pues estaríamos felices disfrutando con esta nueva persona  y con el recuerdo de alguien que no lo hizo, pero se quedaría en solo eso, un recuerdo , la emocionalidad estaría puesta en la nueva relación que estoy creando .

Así que la pregunta que realmente deberíamos hacernos y respondernos con sinceridad es:                  ¿ realmente las cosas tienen que suceder como yo espero? ¿Cómo voy a manejar si no salen como quiero? ¿El que no salgan como yo quiero está relacionado con un aspecto negativo mío? ¿Si tiene que ver conmigo qué escojo ocuparme o preocuparme?

www.mcpsicologia.com