En este momento con la aparición del covid-19 , estamos viendo cómo muchas personas pierden a sus seres queridos de repente, a veces incluso sin poderse despedir, y es porque la muerte en algunos casos de gravedad de la enfermedad, está llegando de repente,  y nos afecta mucho, porque, haciendo un poco la comparación, es como… cuando te gustaayudar a la gente y oyes que va a haber una jornada de donación y te piden que dones ropa, tu lo haces feliz, pero si vienen y te sacan la ropa del armario sin tu poder seleccionar que si y que no?  ¿Qué pasa? pues la pasas mal porque te quitan ropa que tú no pensabas donar y que te gusta mucho!

Cómo mirar  a la  cara a  la muerte?
1. El mejor enfoque de asumir la muerte es vivir siempre despedidos, decir los te quiero, te extraño en vida, agradecer, ofrecer las disculpas en vida para que en el momento que haya una despedida de repente no nos golpee tan duro porque vivimos en congruencia y en paz con la persona que se va.

2. Otro aspecto importantes es tener presente desde donde dirigimos nuestras acciones, desde el amor o desde el control?  siempre que nos movamos desde el amor, estaremos más en paz con el desafío que la vida traiga.

3. No te mueras con tus muertos, mas bien pregúntate que hubiera querido la persona que murió que significara su muerte en tu vida? Construcción o destrucción? Inspiración o desolación? El duelo es un camino por transitar, no es un sitio para sentarse a contemplar cómo pasa la vida. Porque hay personas que se sentaron en esa silla y se preguntan después ¿en qué momento pasaron 30 años?

4. La muerte es un proceso natural, es el precio que pagamos por nacer, el problema es que queremos la juventud pero no la vejez, queremos la salud pero no la enfermedad cuando son dos caras de la misma moneda.

Recuerda:

“Lo importante no es quien le cierre los ojos a alguien cuando muere, sino quien se los mantuvo abiertos toda la vida”.