Es normal que en estos días sintamos un poco más de preocupación, es una situación nueva que no habíamos enfrentado, y eso sumado al cambio de rutinas, el tener que estar aislados, sin salir de casa, sin poder ver a nuestros seres queridos nos puede afectar psicológicamente y generar un choque emocional.

Cómo gestionarlo emocionalmente?

  1. Aceptar las emociones que vengan: está bien sentir miedo, rabia, tristeza, estas emociones están ahí para darnos información sobre nosotros mismos y sobre lo que pasa alrededor, el problema viene cuando las vivimos en su forma desadaptativa (cuadro abajo), porque ahí si nos van a limitar y a afectar demasiado. No nos forcemos a sentirnos bien, porque este esfuerzo hace que paradójicamente nos sintamos peor! dejemos que fluyan las emociones , no les tengamos miedo, lo mas importante es que cuando nos sintamos mal nos preguntemos qué estamos pensando que ha hecho que nos sintamos así, y ahí es donde está el trabajo, revisar que tan cierto es ese pensamiento y cómo lo puedo reestructurar para sentirme mejor va a hacer que mi emoción negativa que estaba en un  nivel 10 baje al menos a un nivel 5. Por ejemplo si pienso que esta situación va a ser para toda la vida , me va a poner muy mal , tal vez me ponga triste, frustrado pero si miro con objetividad, sabemos que no va a ser para siempre, que las crisis son normales y que esto tarde que temprano va a pasar , me voy a sentir mejor, puedo bajar esa intensidad emocional con la que estaba viviendo la situación.
Emoción Adaptativo Desadaptativo
Alegría Disfrute Euforia desmedida
Tristeza Consciencia de apegos y necesidades Depresión
Miedo Autocuidado Sobreprotector, parálisis
Sorpresa Atención Parálisis, bloqueo
Enfado Defensa Ira descontrolada, agresividad, violencia

2. Atención plena: Cada vez que me sienta mal, llevar mi atención a un objeto por unos minutos, y detallarlo completamente a qué huele, cuánto pesa, describirlo a nivel físico, color, textura, este ejercicio me lleva al presente( lo único real) y me aleja del pasado, donde a veces puedo añorar cosas que ya no tengo y eso me cause tristeza y me aleja del futuro donde hay mucha ansiedad por lo que podrá pasar. Otro ejercicio puede ser llevar mi atención hacia cómo se siente el lugar en el que estoy, la temperatura, qué olores percibo, qué sonidos hay….

3. Evitar que la vida gire en torno solo al problema actual: seguir alimentando otras áreas de la vida donde pueda haber crecimiento como leer, aprender cosas nuevas que por tiempo antes no habitamos podido hacerlo, ser mas afectuosos con nuestros seres queridos, hablar con personas que llevamos un tiempo sin hablar (no importa que sea por videollamada), practicar hobbies que hace rato no hacemos etc..Recuerda que tu mente irá a donde te escojas llevar tu atención.